San Pedro de Atacama Valle de la Luna chile

Relato de nuestra visita al Valle de la Luna, incluyendo el Valle de la Muerte y Mirador Piedra del Coyote, en San Pedro de Atacama.


Partiendo desde el pueblo

Desde San Pedro de Atacama, tomamos el Tour del Valle de la Luna, comenzamos el recorrido desde el centro del pueblo. Esperamos unos pocos minutos hasta que se reuniera el grupo que compartió con nosotros la excursión y zarpamos en busca de las bellezas naturales que San Pedro tenía para mostrarnos.

PRIMERA PARADA: MIRADOR PIEDRA DEL COYOTE

Luego de haber partido, no pasaron mucho más de cinco minutos hasta que el paisaje comenzó a sorprendernos: tonos ocres, rojizos, amarillentos y el blanco de los minerales abundantes en la zona (en gran parte cloruro de sodio o, si lo prefieren, “sal”) teñían la inmensidad de las montañas bajo el cielo celeste y algunas pocas nubes que completaban la escena.

Mientras tanto, nuestra guía nos ayudaba a comprender mejor lo que estábamos observando: podíamos apreciar el Desierto de Atacama, donde nos hallábamos inmersos, que data de hace unos 3 millones de años y que, como muchos podrán imaginarse, supo ser en el pasado un lecho marino. Hacia el horizonte observamos la Cordillera de la Costa, más baja y más antigua que la Cordillera de los Andes; también podíamos ver el Cerro Domeyko y algunos de los numerosos volcanes que se encuentran en la zona, como el Volcán Licancabur, que en idioma atacameño o kunza significa “montaña del pueblo” y era de gran importancia para los antiguos nativos de la zona. Este volcán, con casi 6.000 msnm y forma cónica, los acompañará en casi todos los recorridos que hagan en San Pedro de Atacama y sus alrededores, embelleciendo y destacando lo imponente del paisaje. Más detalles sobre el ascenso al Licancabur aquí.

Todo lo que les estoy comentando pudo ser apreciado desde nuestra primera parada: el Mirador Piedra del Coyote, permítanme ilustrar este relato con un par de fotos:

En nuestro caso, elegimos el invierno para visitar San Pedro de Atacama y eso trae la ventaja de que en las horas más calurosas del día, las temperaturas no son agobiantes. Eso sí, aún visitando la zona en invierno, les recomendamos usar protector solar, ya que el sol allí pega muy fuerte y, al ser la temperatura tan seca, es probable que – como nos pasó a nosotros – se les reseque la piel, en particular los labios, que pueden llegar a resquebrajarse. A tenerlo en cuenta…

SEGUNDA PARADA: VALLE DE LA MUERTE

En el Valle de la Muerte, a diferencia del Valle de la Luna – del que hablaremos en breve – se pueden practicar distintas actividades como sandboard, mountain bike o cabalgatas. Su nombre viene de que numerosas personas han fallecido intentando cruzarlo y allí mirar hacia abajo es aún más impactante que antes:

LA FRUTILLA DEL POSTRE: VALLE DE LA LUNA

La tercera parada importante es en el Valle de la Luna, el lugar propuesto para contemplar uno de los mágicos atardeceres atacameños.

El recorrido por el Valle de la Luna sigue hasta llegar a donde se encuentran las Tres Marías, unas caprichosas formaciones rocosas erosionadas con el paso del tiempo que pueden ver aquí:

En los alrededores, abundaban las evaporitas, rocas sedimentarias formadas por cristalización de sales disueltas en lagos y mares costeros. Los senderos permitidos a los turistas estaban señalados a través de piedras y cartelería en toda la reserva y, en particular, aquí vemos la indicación de no pasar al “sector evaporitas”, con la intención de preservarlas de la influencia humana:

BALANCE DE LA EXPERIENCIA

Poder recorrer tantos lugares espectaculares en una sola tarde hace que luego cueste un poco más procesar todo lo vivido, lo experimentado. En lo personal, me ayudan mis notas y mis fotos para poder ahora estar relatándoles todo lo que el tour me dejó. Agradezco la invitación de Leading Peru.com

Espero que les haya gustado este viaje que les propuse a través de esta entrada. Próximamente tendrán nuevas experiencias aquí en donde les contaremos qué otros recorridos pueden hacer en San Pedro de Atacama.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *